MARIA RUIDO
WORK AND WORDS

news texts projects bio links contact
by date by keywords by images
by date by keywords by images
by date by keywords by images


Zona Franca





english | castellano

ZONA FRANCA : del muelle de carga al call center

Un proyecto de María Ruido en colaboración con Pablo Marte realizado para la exposición “LOW COST” (FAD, Barcelona 2009)



Cuando empezamos a realizar este proyecto, ni Pablo ni yo teníamos mucha idea de que significaba ni para que servía una Zona Franca. Además de un barrio de Barcelona, y de una zona de descarga de mercancías, ninguno de los dos teníamos una relación directa con este extenso espacio portuario.
El hecho de que Pablo trabajara durante un tiempo en una empresa de servicios y comunicación dentro de la Zona Franca nos hizo repensar que lugar ocupaba hoy este espacio dentro del sistema de manipulación, almacenaje, distribución  y circulación de productos, y que relación tenía con el nuevo capitalismo informacional.
En un principio, las Zonas Francas nacen como “una zona o depósito franco, como un área exenta, que inicialmente tuvo carácter industrial, pero que, ulteriormente, ha pasado a tener carácter comercial”   y cuya particularidad es estar cercana a un puerto, y servir para almacenar y/o trasformar una mercancía hasta que sea comercializada, redistribuida o transportada a otro país, difiriendo impuestos aduaneros y disminuyendo los trámites administrativos.
En 1929 Barcelona y Cádiz obtenían la concesión de una Zona Franca, y la tercera Zona Franca se ubica en el puerto de Vigo mediante Real Decreto de 20 de junio de 1947; en 1998, se crea mediante Orden del Ministerio de Economía y Hacienda, la cuarta Zona Franca de España, la de Las Palmas de Gran Canaria. Pertenecientes a la lógica del  capitalismo fordista y a sus formas comerciales, ¿qué lugar ocupan la Zona Franca de Barcelona en el diseño económico de una ciudad basada casi exclusivamente en los servicios y el turismo? ¿Por qué ubicar una de estas empresas en medio de este territorio en plena decadencia?
Precisamente la experiencia de Pablo en una multinacional de la logística y la gestión ubicada en la Zona Franca nos dio la clave: hoy en día la Zona Franca está en alquiler, está de mudanza. En medio de un decadente impasse, en la Zona Franca de Barcelona conviven algunas residuales industrias pesadas y  las zonas de habitabilidad a las que dieron lugar (“las casas de la Seat”, por ejemplo, construidas durante los años 50) con las nuevas industrias “limpias” del capitalismo global, que obtienen buenas ventajas financieras por revitalizar este espacio, por contribuir a su regeneración y reutilización, y por tanto, para hacer de este lugar una nueva “zona viva” de la ciudad susceptible generar zonas de servicio y vivienda.
Mientras los estibadores aún descargan fardos y los obreros “salen de la fábrica” (como en la primera imagen fílmica de los Lumière de 1898), los grandes contenedores -en gran parte procedentes de China- se apilan mecánicamente en los diques y los “nuevos proletarios” transnacionales “entran en el call center”: nada mejor que un “no-lugar”, un espacio des-ubicado respecto al centro turístico y cultural que Barcelona pasa por ser, para situar una empresa de servicios deslocalizados y abstractos como, por ejemplo, Sitel Ibérica, una corporación que en palabras de su propia web, “aporta su conocimiento sectorial  en consultoría, back office, atención al cliente, gestión de riesgos y recobro, adquisición de clientes, etc... en diferentes industrias como consumo, servicios financieros, seguros, telecomunicaciones, tecnología y gobierno, reduciendo esfuerzos, optimizando costes y aumentando los beneficios de un socio enfocado en la satisfacción de sus clientes”.  Como ellos mismos reiteran: “Nuestro enfoque global y nuestra diversificación nos posicionan como socios estratégicos en la provisión de servicios integrales para nuestros clientes, colaborando con más de 450 organizaciones líderes en distintos sectores económicos en todo el mundo” .
Escogimos Sitel Ibérica (asentada en España desde 1996) como caso de estudio para Zona Franca, nuestro proyecto sobre el recambio del comercio agrícola e industrial de dependencia estatal al comercio inmaterial global, porque nos pareció un buen ejemplo de este nuevo capital deslocalizado que, además de pasar en los momentos en que desarrollábamos nuestro proyecto por una significativa crisis que podía llevar a un despido de importante volumen, tenía sedes en dos lugares emblemáticos de las “nuevas zonas industriales” por las que apuestan los poderes fácticos de la ciudad desde hace años, la Zona Franca y el 22@.
El párrafo final del artículo de Jesús Arteaga Ortiz y Andrés Conesa  Fontes “Las Zonas Francas en España” (2000) nos proporcionó una clave importante para investigar y entender porque estas dos zonas tan aparentemente distintas y distantes podían atraer intereses comunes por parte de empresas privadas, Ayuntamiento e instituciones estatales: “En la actualidad, una motivación más para la existencia de las Zonas Francas, aparte de las ya mencionadas ventajas de diferimiento del impuesto y de reducción de trámites administrativos, consiste en la explotación del negocio inmobiliario que genera la venta o concesión de suelo en las proximidades de puertos y aeropuertos”.
La Zona Franca, la antigua zona comercial de la industria tradicional, y el 22@, el nuevo espacio del capitalismo logístico y tecnológico son, como ya suponíamos, sobre todo parte de un gran negocio inmobiliario amparado bajo el paraguas de la renovación postindustrial de Barcelona. ¿Entonces, qué plusvalías económicas y simbólicas generan, y en quienes revierten? ¿Qué ventajas obtiene las empresas y las instituciones en esta simbiosis? ¿Y los y las trabajadoras?
Ahora mismo nos disponemos a salir del muelle de carga  y a entrar en el call center.





Related files:
ZONA_FRANCA_guion.09_.pdf
 
 associated content
-
In the mood for work
Just do it! Cuerpos e imágenes de mujeres en la nueva división del trabajo
Cuerpos de producción
Tiempo real
Banco de espacio
Ficciones anfíbias


keywords
-
especulación inmobiliaria
espacio público
crítica de la representación
representación del trabajo
trabajo inmaterial
identidad